El espíritu científico posee dos grandes y admirables cualidades: el no conformismo y la corrección. El primero lo ha llevado a pensar más allá de lo aparente, saber que siempre hay algo más perfecto que se puede alcanzar con estudio y dedicación, por ello se encuentra en la búsqueda de nuevas miras y objetivos más complejos.